13/09/07

El Hermano Mayor y el Arte de Comprender al Enemigo

Posted in Noticia a 4:26 pm por gcerceau

Hace tiempo ya que los utopistas no nos advierten de lo peor, tal vez cansados de que sus profecías fueran tomadas como cuentos simpáticos o pasto para alimentar a los productores de películas banales. En la ciudad de Shen Zhen, en China, se instalan más de 20.000 cámaras de seguridad con el propósito de vigilar a unos 12.000.000 de ciudadanos. La computadora central tiene la capacidad de reconocer rostros de personas “solicitadas”. Esta hazaña tecnológica es posible gracias a una empresa china constituida en Estados Unidos, mostrándonos como los enemigos mortales saben ayudarse a la hora de defender intereses críticos. Que los vigilados de ambos países se peleen entre ellos, si llegara el caso.

shenzhensurveillance.jpg

¿Sexo Seguro? Al menos, sexo.

Posted in Palabra Objetiva a 4:06 pm por gcerceau

Según informa el Chicago Reader, el día 3 de agosto de 2007, la artista Amber Hawk Swanson ha contraído matrimonio con una copia exacta de ella misma, una muñeca inflable fabricada a pedido, similar, pero más realista, a las que se venden en las tiendas de juguetes sexuales.

amberdoll1.jpg

27/08/07

Recuérdame como un lápiz

Posted in Noticia, Palabra Objetiva a 12:28 am por gcerceau

La diseñadora Nadine Jarvis elabora sus exquisitos lápices con el carbón resultado de la cremación de seres humanos. Una forma muy literaria de recordar a quienes nos acompañaron en vida. De cada cadáver se pueden elaborar 240 lápices como este que se muestra aquí:

carbon_copy_pencil_w.jpg 

7/05/07

El Mendigo y la Caridad

Posted in Palabra Objetiva a 11:30 pm por gcerceau

mendigo.jpg 

(Del libro inédito Transgresiones. Publicado en Tiempo Universitario, 30 de Abril de 2007, Año XII Nº 544)

No seas bueno…
Brecht

El mendigo es un personaje que acompaña a la sociedad humana desde tiempos inmemoriales. En Oriente y Occidente, en África antigua, en la América precolombina, han existido individuos que sobran, desechos que la sociedad no puede absorber sino en sus orillas. Algunas veces han sido enfermos incurables, como en su momento los leprosos, mendigos favoritos de los tiempos bíblicos; otras, simplemente gente miserable.
La caridad, ese ejercicio de hipocresía que lleva a los privilegiados a derramar migajas, a dar limosna, a deshacerse de sus ropas viejas, requiere de un receptor, de un destinatario que justifique el sentimiento y lo sostenga. El mendigo es una necesidad de las sociedades poco desarrolladas, decoradas por vagabundos, contadores de historias o descarados exhibicionistas de las mutilaciones que deja en los pobres un mundo sin seguridad laboral.
En las sociedades más complejas, en las grandes urbes modernas, existen enormes contingentes humanos desposeídos, eso que algunos llaman, muy acertadamente, “los marginales”, porque sobreviven, en las condiciones más precarias, en los márgenes de la sociedad. Estrictamente hablando, son prescindibles y por esa razón, de vez en cuando los poderosos de todo signo los exterminan sin piedad. Lo hizo Hitler mediante una política deliberada, con la reconocida eficiencia germana. Lo hace el comisario tercermundista, de manera artesanal, matando a los niños de la calle, a los inservibles, a los “recogelatas”, con esa inocencia, colindante con la idiotez, que portan en el rostro los represores que aman su oficio.
¿Por qué esos mismos seres que un día inspiraron los sentimientos de misericordia, compasión, solidaridad y permitieron a los privilegiados bienpensantes saciar su sed de perdón por todas las porquerías que cometen a diario, hoy son despreciados, enviados al basurero, exterminados como cucarachas?
Sucede simplemente que en las sociedades primitivas el mendigo es, generalmente, el miembro de un grupo muy pequeño, a veces incluso el único representante de su clase en una villa o ciudad, y no tiene como defenderse de bondad del otro. En nuestros días, los miserables se organizan, usan teléfonos celulares, aprenden rápidamente a aprovecharse de los huecos que el sistema deja libre, y pretenden tener derechos. En un momento del desarrollo social fueron una solución al problema de la culpa de los explotadores. Hoy son un problema para ellos.
La caridad, como se ve, es el resultado de una correlación de fuerzas.

14/04/07

Adiós Vonnegut

Posted in Noticia a 1:57 am por gcerceau

Kurt Vonnegut 
El día 11 de este mes, en Nueva York, murió Kurt Vonnegut, uno de los más importantes escritores norteamericanos de los últimos tiempos. Veterano de la Segunda Guerra Mundial, prisionero en Dresden cuando el bombardeo de esa ciudad alemana, fue un socialista y un humanista que criticó duramente las políticas imperialistas de Estados Unidos. Su novela Slaughterhouse-Five (Matadero 5) constituye una de las crónicas más deslumbrantes de la condición humana.


http://www.boingboing.net/2007/04/11/kurt_vonnegut_rip.html

9/03/07

El Elefante Muere

Posted in Noticia a 1:59 am por gcerceau

El Elefante Muere, de Guillermo Cerceau (Foto: Andrés Cerceau)

El sábado pasado presentamos, en la Librería Kuaimare de Valencia (Ahora llamada Librería del Sur) nuestro pequeño libro Muere el Elefante, reseñado por el poeta Carlos De Nóbrega en su blog.

25/01/07

Lo que Lacan jamás imaginó

Posted in Noticia a 10:24 pm por gcerceau

Niña con muñeca que tiene su mismo rostro. 

En el sitio de Internet de MyTwinn, usted puede adquirir un muñeco con el rostro de su hijo o hija, con el suyo propio, con el de un amigo. El proceso es muy simple, más simple de lo que uno puede imaginar. Se selecciona el modelo de muñeco, se “carga” una foto desde nuestro computador a MyTwinn, y en pocos minutos el pequeño monstruo está listo para ser comprado. No podemos saber que hubieran escrito los románticos alemanes, tan fascinados por el doppelganger (el otro yo, la sombra, el doble) del que se alimentó toda una literatura por casi un siglo, y gran parte del cine de horror de décadas recientes. No sabemos ni nos atrevemos a sospechar qué pensaría Lacan, cómo escribiría su “etapa del espejo” para una generación que crece reconociéndose en un juguete, qué maravillosas elucubraciones saldrían de toda una generación de pensadores de la imagen, la representación, la identidad, es decir, de los veinte últimos años de la filosofía occidental. Nos conformamos con hacer notar esta singularidad del “comercio electrónico”, esta horrible posibilidad al alcance de todos, este insignificante (por ahora) peldaño hacia la desaparición de la frontera entre sujetos y mercancía, este pequeño triunfo, en el alma del niño, de los mecanismos de dominación.

Volvemos

Posted in Palabra Objetiva a 10:05 pm por gcerceau

Madres de Plaza de Mayo 

Varios días de abandono ha sufrido este, mi blog, culpa de las ocupaciones, de las ilusiones que no cristalizan, de la incapacidad de poner en palabras lo que uno siente, en fin, de todo eso que de tanto abrumarnos se convierte en la vida. El mundo sigue, a pesar de nosotros, o tal vez porque nosotros lo hacemos que siga, sin darnos cuenta, o simplemente porque su naturaleza es seguir. Recomienzo hoy, con la misma desesperanza a punto de quebrase, un día de estos, por esos repentinos “ataques de cordura” que sufren los demás y que, sin quererlo, nos muestran que de verdad otra cosa (iba a decir otro mundo, pero de repente sonó ambicioso) es posible. Es una broma, claro: “los demás” es una fórmula retórica cómoda para desplazar responsabilidades, para negarse a ser protagonista, para permanecer en el ámbito de la palabra. “Los demás somos todos”, quisiera decir, pero me horroriza la idea de que me arrimen a aquellos salvajes que abusaron de lo que fue una vez una consigna libertaria. En fin, que sigo aquí, desde múltiples lugares (este es solo el de la palabra en
la Red), rompiendo olas, nadando contra la corriente, buscando esa mirada objetiva que pueda significar algo para alguien, consciente de las limitaciones, de las fallas, de lo que sabemos con certeza que no llegará, pero que vale la pena buscar, propiciar, invocar y hasta soñar y pelear por ello. Aunque no lo crean, yo me entiendo.

3/07/06

En busca de palabras vivas

Posted in Palabra Objetiva a 3:38 am por gcerceau

Paul Celan

Veo las noticias muy a mi pesar. Las imágenes me persiguen, las páginas insultantes de los periódicos me ofenden con cada línea. Me refugio en esas palabras que siempre vivifican, porque no son el producto de intereses bastardos, sino del alma poética, que no es de nadie porque es de todos.  

Paul Celan, judío francés, de origen rumano, escribió su poesía en alemán, como si la vida obligase a este mago de la palabra a ser internacional o simplemente ciudadano de las letras. ¿Será suficiente antídoto contra la locura que atormenta al mundo en estos días?  

Transcribo un fragmento de uno de sus poemas más famosos, “Muerte en fuga”: 

Leche negra de la madrugada te bebemos de noche
te bebemos al mediodía y de mañana te bebemos
de tarde bebemos y bebemos
Un hombre habita la casa tu pelo dorado Margarita
tu pelo ceniciento Sulamita juega con las serpientes. Grita
tocad mejor la muerte la muerte es un maestro de Alemania. Grita
tocad más sombríos los violines entonces subís al aire en humo
entonces tenéis una tumba en las nubes
-ahí no se yace incómodo-.
Leche negra de la madrugada te bebemos de noche
te bebemos al mediodía la muerte es un maestro de Alemania
te bebemos de tarde y de mañana te bebemos
y bebemos la muerte es un maestro de Alemania
tiene un ojo azul te acierta con bala de plomo
te acierta justo
un hombre habita la casa tu pelo dorado Margarita
azuza a sus perros contra nosotros nos da
una tumba en el aire
juega con las serpientes y suela con la muerte
es un maestro de Alemania
tu pelo dorado Margarita
tu pelo ceniciento Sulamita.”

Tomado de: El Poder de la Palabra

1/06/06

Homenaje tardío

Posted in avatars, Noticia a 9:05 pm por gcerceau

Galbraith

Gracias al comentario casual de un querido amigo (RFLC), caímos en cuenta de que habíamos pasado por alto la desaparición física de John Kenneth Galbraith, uno de los grandes economistas de nuestro tiempo. Aunque tardíamente, no queríamos dejar de rendir este humilde homenaje a quien supo explicarnos algunos de los fenómenos más complejos de la economía, la sociedad y la dinámica de los grandes poderes, con una prosa límpida y un alto nivel de exigencia intelectual. De enorme estatura científica y moral, Galbraith, canadiense naturalizado en USA, profesor de Harvard, escribió más de treinta libros,  entre los que recordamos "El nuevo estado industrial", "La sociedad opulenta", "Una sociedad mejor" e “Historia del dinero”. Con su muerte se pierde uno de los espíritus más lúcidos de estos días oscuros de la humanidad, un crítico implacable del poder instituido y un temible contendor, por el rigor y la elocuencia de sus intervenciones.

Página anterior · Página siguiente