28/04/06

Morir sin resto

Posted in sueños a 7:46 pm por gcerceau

Cielo 

La eternidad ha sido la aspiración de una parte importante de la humanidad a lo largo de la historia. Los estudiosos debaten acerca de los orígenes de este sueño, los ricos creen que lo pueden comprar, financiando píldoras de la juventud o extrañas terapias, los pobres esperan, callados, que no sea cierto, tal vez para evitar que en otro mundo sus condiciones de existencia sean similares a las de la tierra. Lo cierto es que cuando uno dice “no creo en la inmortalidad”, o mejor aun, “no deseo vivir para siempre”, o más precisamente, “la idea de la eternidad me da miedo”, mucha gente se queda mirando con una mezcla de incredulidad y tristeza por esta alma que se niega a aceptar el chantaje moral que muchas religiones ejercen sobre sus acólitos: si te portas mal (es decir, si no haces lo que yo digo), sufrirás por toda una eternidad. Borges dijo una vez: “Quiero morir sin resto”, es decir, que nada sobreviva a su existencia física, ni alma, ni fantasma, ni sombra doliente. La muerte inspira miedo, no cabe duda. Pero la idea de la inmortalidad nos produce una desazón espiritual tan grande que nos quita el otro miedo en un instante.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: